Últimas entradas

Últimas entradas

Mil besos y cien más – Laura Sciolla


Sinopsis

Roma del siglo I a.C. La esposa de un rudo oficial destinado a las Galias, se enamora perdidamente del poeta Catulo. Su relación pasará a la historia en forma de unos versos sublimes. Una historia de amor marcada por un sensual erotismo y unos celos apasionados.
La historia de un amor apasionado, cargado de erotismo y sensualidad, que escandalizó a la Roma del siglo I a.C.
La hermosa Claudia languidece en la capital del Imperio. Casada con el oficial Quinto Metello, un hombre rudo y mayor que ella, sufre también las presiones de su ambicioso hermano Publio, con quien mantiene una ambigua y compleja relación.
El destino hace que Claudia conozca a Catulo, un joven veronés. Él es un poeta sensible que se siente irresistiblemente atraído por la patricia y la seduce no solo con las caricias más osadas sino también con sus versos.
Adorada como una musa y amada con extraordinaria delicadeza y sensualidad, Claudia aprende a disfrutar de su cuerpo, dejándose llevar por una pasión y un juego amatorio que rompe todas las reglas. Porque Roma es una ciudad implacable que tolera los excesos sexuales y las orgías desatadas, pero que desconfía de las historias de amor. Y Catulo, bajo su apariencia de amante entregado, esconde también a un hombre posesivo, capaz de pasar de los besos más ardientes a unos celos intensos y peligrosos.

Ficha Técnica

Datos

Editorial: Penguin Random House
Sello: Grijalbo
Traducción: Ana Ciurans Ferrándiz
Fecha Publicación: 07/2014
ISBN/ASIN: 9788425352294
Páginas: 330
Cubierta: Tapa blanda con solapas
Precio: 16.90 €
Ebook: 9.99 €
Primeras páginas: AQUÍ.
Bookdepository

Título original

Mille baci, e ancora cento (2013)


Mil besos y cien más


Autora

Laura Sciolla nació en Turín. Es profesora de literatura, y, a además de escribir libros escolares, ha trabajado también como redactora y traductora.
En el año 2003, fue finalista del premio Calvino y, con su primera novela, ganó el concurso WWW - What Women Write, promovido por la editorial Mondadori y la revista femenina de moda Donna Moderna.

Opinión Personal


Bueno, pues para aquellos que dudaban de que hubiera reseñas negativas en el blog, hoy os traigo una de un libro que cogí con mucha ilusión y me decepcionó muchísimo. Pero mucho, mucho mucho.

La historia tenía muy buena pinta, si leéis la sinopsis y os gusta mínimamente la novela romántica veréis que tiene muchos ingredientes para gustarnos a los aficionados. Pero, no sé cómo, la autora consigue resultar todo lo opuesto a romántico y según avanzamos la lectura menos romántica se vuelve la historia.

A favor del libro, y de lo poco que he encontrado a mi gusto, tenemos la ambientación en la época romana. Se nota que ha habido un trabajo exhaustivo de documentación sobre vida cotidiana en la época romana y sobre cómo vivían tanto los de clases privilegiadas como los de las clases inferiores, pasando por una buena puesta en escena de todo lo que se refiere a cultura y poesía. En todo ello no se puede poner objeción alguna porque es más que correcto.
—No veo nada malo —rebatí al tiempo que hacía señas a los esclavos para que se acercasen y me ayudasen a subir a la litera—. No querrá que lo confundan con los demás Cayo... ¡En Roma es un nombre muy común!
Pero Publio no se dio por vencido; bien al contrario, me sujetó por un brazo para retenerme.
—Hasta en sus poemas se dirige a sí mismo por su apellido. Lo encuentro ridículo —se ensañó.
Pero lo que es el argumento en sí, el desarrollo de la trama y los protagonistas… en fin, no sé ni por dónde empezar porque ninguna de las tres cosas me ha gustado nada de nada. La trama, que empieza con Claudia conociendo a Cátulo va contándonos, a la vez, pasajes de su vida pasada, de su infancia, de su matrimonio.

Todo ello de una forma, que aunque puede que sea muy ajustada a lo que era la realidad en la época romana, resulta de lo más desagradable en una novela romántica y te deja fría, muy muy fría. 

Claudia, tiene arranques de soberbia que la hacen realmente desagradable a los ojos del lector. Aunque pueda entenderse en el contexto de una mujer nacida en una familia poderosa de la sociedad romana. Pero si quisiera realismo me habría ido a un libro de historia no a una novela romántica.
Fuimos Paris y Helena, Atis y Cibeles, Yocasta y Edipo, Teseo y Ariadna...
Gracias a aquellos viejos trajes manchados de sal, comprendí la gran verdad que encierran los mitos. Y quizá me comprendí a mí misma. Porque cada uno de esos personajes era una parte de mí.
Helena, el privilegio y la condena de la belleza; Cibeles, el poder de la Gran Madre; Yocasta, la pasión prohibida y el sexo encendido de ternura maternal; Ariadna, el miedo al abandono... ¿Será por eso que dejo siempre a mis amantes antes de que me dejen?
Cátulo, que empieza bien, muy en su papel de poeta enamorado, también va degenerando hasta convertirse en una caricatura de hombre. Por muy poeta orgulloso y maravilloso que sea, como hombre deja mucho que desear. Y entre ambos, más que historia de amor termina siendo una historia sórdida y bastante desagradable. Los pocos momentos románticos que aparecen entre ellos se desdibujan rápidamente por las actuaciones de ambos amantes.

No he podido conectar con ninguno de los dos ni con su historia conjunta, ni pasada ni presente. Aunque la lectura es bastante rápida, no son muchas páginas, la sensación final es de que, desde luego, no era lo que me esperaba. Y de novela romántico-erótica tiene muy poco, o al menos muy poco de lo que yo considero tanto romántico como erótico (más bien hay escenas bastante mata-libidos incluso, que no os contaré aquí para que las descubráis vosotros solos…).

Así que, como en esto de los gustos todo el mundo tiene razón, si os apetece leedlo, pero desde luego yo no la recomendaría a nadie que le guste la novela romántica, porque se va a encontrar con algo muy diferente y le va a pasar como a mí…



9 comentarios:

  1. No me gustan mucho este tipo de lecturas, pero por como lo pones ahora se que si leo algo de esto no debo de pensar en este libro.

    ResponderEliminar
  2. No me llamaba antes, y ahora que leo tu reseña, mucho menos...
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  3. Descartada entonces, la verdad es que no me atraía demasiado y ahora menos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Descartada, no lo leeré pues, gracias por tu reseña :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Te he nominado a un premio en mi blog: http://lasuertesiempredevuestraparte.blogspot.com.es/2014/09/premios-dardos-y-liebster-award.html

    ¡Pásate cuando puedas!
    Besos :3

    ResponderEliminar
  6. Bueno, ya de entrada no me gusta la novela romántico-erótica (solo con alguna excepción, aunque la romántica en sí sí suele gustarme). Tampoco me ha llamado mucho la trama en sí y aunque me gusta la época, todo el rollo del poeta enamorado y la sórdida relación no me atraen.
    Gracias por la reseña ^^

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. A mí tampoco me convenció esta novela, no conseguí conectar con ninguno de los personajes y se me hizo un tanto pesada
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ya de por sí no me llamaba, ahora menos...

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el tema de la novela, romance histórico y erótico, pero madre mía, que ni siquiera haya romance entre los dos... qué decepción XD Aunque las citas que has escogido están muy bien!
    Besotes pensando si lo quiero leer o no.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. ¡Vuelve pronto!